Rss Feed
  1. JACQUES LANTIER

    lunes, 9 de agosto de 2010



    Jacques Lantier (1843 - 1870) es el segundo hijo de Gervaise Macquart y de Auguste Lantier. Cuando nació su madre solo contaba con 15 años. Sus hermanos son Claude Lantier (nacido en 1842; su historia se desarrolla en La obra) y Étienne Lantier (nacido en 1846; Germinal) y con su hermanastra Anne Coupeau, alias Naná, nacida el 30 de abril de 1854, fruto del matrimonio entre Gervaise y Coupeau (La taberna).

    La historia de Jacques Lantier se desarrolla en la novela
    La Bestia humana (1890), entre el periodo de tiempo que trascurre entre febrero de 1869 y julio de 1870, cuando muere arrollado por el tren que conduce: a raíz de una pelea que mantiene con su fogonero, Pecqueux, ambos caen a la vía. Jacques solo tiene 26 años al inicio de la novela.

    Curiosamente, Jacques, pese a ser hijo de Gervaise y Lantier, no aparece muy citado en La taberna, publicada en 1877, pues al parecer Zola "inventó" a este personaje por conveniencias de su serie de los Rougon - Macquart, algunos años más tarde. De esta manera, cuando Gervaise y Lantier se trasladan de Plassans a París en la primavera de 1850, Jacques permanece en Plassans bajo la tutela de Tate Phasie*, una prima de Lantier. Jacques entonces solo contaba 6 años, y para él sus padres "desaparecieron". Zola trasmite cierta sensación de abandono, pero en ninguna ocasión Jacques parece echar de menos la presencia de sus progenitores, y considera que si ha salido adelante en la vida ha sido gracias a la tía Phasie. Así, tras sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios y dos años en el ferrocarril de Orleans, Jacques se convierte en maquinista de 1ª clase en la Compañía de Ferrocarriles del Oeste. (
    capítulo II de La Bestia humana).

    La tara hereditaria de Jacques es que "siempre le había trastornado el deseo, viéndolo todo rojo". No puede desear a una mujer sin ansiar su posesión absoluta, no ya solo mediante el sexo, sino a través de la muerte: su obsesión es degollarlas. Su locura asesina surge a los 16 años y hasta los 26 no la ve cumplida. Durante esos 10 años lucha contra su monomanía con notable éxito, pero se abandona tras enamorarse de Séverine Aubry**. Con eso queda demostrada la teoría del destino marcado en la sangre de esta familia...

    Como nota curiosa: cuando en 1869 y 1970 Jacques vivía su historia particular de amor y muerte, aún está pasando lo que le acontece a su hermano Claude Lantier en La obra (entre 1863 y 1876)... y ya su hermano Étienne bajó al Voureux, en Germinal, pues la historia minera del poblado de
    Deux-Cent-Quarante comenzó en 1866.


    * Tate Phasie, casada en segundas nupcias con Misard, quien la asesina envenenándola con matarratas. De su primer matrimonio tiene dos hijas: Flore y Luisette. También sus historias se desarrollan en La Bestia humana.

    ** Séverine Aubry, casada con Roubaud. Ambos, junto con Jacques, son los principales protagonistas de La Bestia humana.

  2. 11 comentarios:

    1. Lola dijo...

      ¡¡Estás hecha una experta en Rougon-McQuarts!! XD. Es fascinante este pequeño universo zoliano, y verlo en perspectiva, sabiendo que, por la misma época, cada hermano estaba viviendo un drama personal completamente distinto.

    2. Hypathia dijo...

      Me fascina esta peña, Lola. Ahhh, pero tú eres la culpable, que promoviste aquel miniclub de Germinal! XD
      ¡Un besote!

    3. Andrómeda dijo...

      Estoy pensando, al leerte, que eres una experta, ¡y es lo primero que le leo a Lola!! ji ji
      Me das envidia, chica, no sé cómo puedes coordinar tantas historias y relaciones familiares. Yo sólo he leído Nana, Germinal y La fortuna de los Rougon (estos últimos con vosotras), pero sólo recuerdo bien Germinal, vaya memoria la mía. :(
      ¡Menuda obsesión por degollar a las mujeres!!

      Tengo que continuar con Zola, a ver qué encuentro...
      Beso.

    4. Hypathia dijo...

      ¡Guapa! Es que ya los cotilleos cardiacos de la tele me aburrían tanto que me dió por Zola... jajajaaa! EN fin, si lo piensas, en aquella época no había esa clase de entretenimiento, sería como la tele de hoy. =_=
      (Es domingo, Andrómeda, es domingo...)
      ¡Besos!

    5. María dijo...

      Dios mío!! Qué vida!! A veces una se queda alucinada de todo lo que acontece alrededor de una persona,...mientras lees su libro. Aún no he leído nada de este hombre, pero lo tendré en cuenta.
      Germinal...es la obra que más me suena.

      Qué bien leerte Hypathia...me encanta pasar por aquí!!

    6. Hypathia dijo...

      ¡Y es un placer que me visites, María! Yo a ver si con el fin del verano me centro un poco, que vaya telas. ^_^
      Un abrazo, ¡y no dejes de leer Germinal, por favor! Merece mucho.

    7. verdelimon dijo...

      Bueno tu blog. Me quedé leyendo mucho tiempo. Por cierto también me encanta tu plantilla, muy original. Es de tu creación?
      Chau

    8. Hypathia dijo...

      Hola, no..., la plantilla la pillé por ahí, ¡ya no recuerdo, del tiempo que hace!
      Me alegra que te gustara, Verdelimón! ^^

    9. Carmen dijo...

      Hola, Hypathia!! Cuánto tiempo!! Si quieres pásate por mi blog; tengo un juego para ti.
      Un beso,

    10. Andromeda dijo...

      Hola, Hyp, me gusta el cambio con portadas de revista incluidas. :D
      Beso.

    11. Hypathia dijo...

      No olvidé los parámetros que me diste hace ya un año, Andrómeda. ^_^
      Lo de las portadas queda chulo, sí. :P Y facilita tanto el acceso...

      ¡Un abrazo!

    Publicar un comentario